Ferrol - Historia Urbana
'Historia de dos Ciudades'. La Memoria de Ferrol, entre la Marina de Guerra y la Clase Trabajadora.
Inicio Capítulos: 1 2 3 4 > Bib

Capítulo 1

Una ciudad que desde sus orígenes estaba lastrada con segregación y violencia (y VIII)

E.P. Thompson 30 exploró cómo el 'teatro callejero' desarrollado por la plebe se apropia del ritual ceremonial del Estado y las élites al tiempo que lo subvierte. Linchamientos como aquel que sufrió el General Vargas se desarrollaron en diversas ciudades gallegas y españolas en los tres años que siguieron a la invasión napoleónica, tomando por lo general como objetivo a las máximas autoridades. Estos linchamientos suponían de facto una apropiación por la multitud amotinada del antiguo ritual infamante propio del procedimiento penal, en el que tras la ejecución el cadáver del malhechor era arrastrado ante los insultos de la muchedumbre, para acabar finalmente expuesto en un lugar público 31. La sublevación de 1810 se desarrolló en Ferrol a lo largo de aquel espacio organizado de manera coercitiva sobre la separación tajante entre áreas de trabajo y población. Obsérvese el itinerario del linchamiento. Las mujeres franquean la Puerta del Dique para acceder a un espacio vedado a la población civil, se unen a la maestranza, asaltan la casa de su jefe, lo ultrajan arrastrándolo por la Alameda, le apuñalan delante del edifico que albergaba la prisión y el ayuntamiento, y abandonan el cadáver a la Puerta del Astillero, junto a las oficinas de Tesorería responsable del pago de salarios. La revuelta vino a cuestionar el sistema disciplinario vigente, ante la pasividad de unos soldados que también sufrían los precios altos del pan y los retrasos en las pagas.

En enero de 1811 la Audiencia de A Coruña emitía sentencia contra dos mujeres y un hombre acusados de ser cabecillas del motín, estableciendo que una de ellas fuera colgada en la horca 'hasta que naturalmente muera y de así ejecutado sea cortada y dividida su cabeza de los hombros por mano del ejecutor de justicia, [y] se fije en un Palo con su escarpia frente a la Puerta del Dique [...y allí] publicar los delitos que ha cometido y la pena en que incurrió la sobredicha por voz del mismo oficial'. 32 Volviendo a la escena del crimen, el itinerario del suplicio intentaba restaurar la división coercitiva de los espacios y el sistema de control original. Pero nuevos tiempos demandaban nuevas soluciones. Las autoridades municipales promovían un programa de obras públicas que, al tiempo que contribuía a paliar el desempleo, aminoraba la vulnerabilidad de la ciudad a las crisis de abastecimiento. Comenzaba la construcción de la 'Carretera de Castilla', buscando una alternativa al abastecimiento por vía marítima. La Carretera entraba directamente a La Magdalena por la 'Puerta Nueva', abierta en la muralla en 1811 -un año después del motín-, evitando el barrio de Esteiro hasta entonces principal vía de acceso a la ciudad. También se urbanizaban las dos plazas de La Magdalena, a fin de establecer mercados. 33

Las obras públicas permitían además desplegar políticas de memoria novedosas. La nivelación de la Plaza de Armas culminaba en 1813 en la construcción de una fuente y un obelisco-cenotafio en honor del brigadier Cosme Damián de Churruca, segundo en el mando de la Armada española en la batalla de Trafalgar, y que al morir tan heroicamente como el almirante Nelson habría salvado el honor de la escuadra. El monumento implicaba una reparación simbólica por el asesinato del General Vargas, que también había comandado un navío en Trafalgar. Pero su significado era más amplio. En la iconografía del nuevo régimen liberal, donde las élites políticas intentaban sacudirse el yugo de la monarquía absoluta, los cenotafios dedicados a los héroes que se habían inmolado por la Patria venían a suceder a los catafalcos provisionales que se dedicaban a los reyes recién fallecidos. Una lectura de estas características se veía reforzada en Ferrol gracias a las similitudes existentes entre la nueva fuente-obelisco construida en la plaza del mercado en honor del oficial de la Armada,34 y aquella otra que había sido erigida frente a la Puerta del Dique en honor de Carlos III.

Páginas: < 1 2 3 4 5 6 7 8 Capítulo 2 >>