Ferrol - Historia Urbana
Democracia
Botadura de una fragata en Bazán (2000)

En contraste con un contexto general de liquidación de la industria naval ferrolana, y de la amenaza de cierre que pesa sobre Astano, Bazán obtenía en el año 2000 un contrato para construir siete fragatas para la Marina noruega, que le garantizaba carga de trabajo para otros tantos años. Una empresa pública española como Bazán, que pertenece a un sector de la industria pesada que se encuentra en crisis permanente, se aseguraba así temporalmente su viabilidad aceptando un papel subordinado en cadenas de montaje que se desarrollan a escala internacional. En el contrato citado, los astilleros españoles asumieron la realización de la obra bruta del casco, mientras otras empresas noruegas y norteamericanas se responsabilizaban de suministrar los sistemas operativos y de combate que requieren una tecnología más compleja y que también resultan más lucrativos.

Diario La Voz de Galicia
Cerrar