Ferrol - Historia Urbana
Franquismo
Marinos asisten a procesión religiosa (c. 1950)

La Iglesia Católica se había movilizado contra el laicismo de la Segunda República, negándose a aceptar las restricciones impuestas a la enseñanza religiosa y a la manifestación pública del culto. Posteriormente se convirtió en colaboradora entusiasta y legitimadora de la sublevación militar, a la que llegó a calificar de "Cruzada". Tras la guerra la Iglesia puso al servicio de la dictadura toda la capacidad de adoctrinamiento de que gozaba desde el púlpito y la escuela. Las Misiones que llevaban la predicación a las aldeas, las procesiones anuales de Semana Santa o de Corpus y las peregrinaciones a santuarios aportaron, además, un ritual conmemorativo eficaz, especialmente porque se dirigía más al corazón que a la cabeza. En la foto, una procesión integrada por marineros recorre las calles de la Magdalena.

Ayuntamiento de Ferrol, Fondo de Postales
Cerrar