Ferrol - Historia Urbana
Consolidación
Cañón antiaéreo Vickers, en Cabo Prior (1937)

En 1903 los hermanos Wright hacían volar su primer aeroplano autopropulsado. La Gran Guerra fue testigo de la conversión de la aviación en arma decisiva. Ante esta amenaza y la que presentaban los grandes navíos acorazados, la Dictadura de Primo de Rivera adoptó en 1926 un programa de modernización de las bases navales. Se proyectó entonces un conjunto de baterías costeras de largo alcance enclavadas en las montañas que rodeaban la ría de Ferrol, y la compañía Vickers & Co, con participación en la Sociedad Española de Construcción Naval, recibió el encargo de equiparlas. En torno a estas baterías creció una red de carreteras e instalaciones militares que ocuparon de facto las inmediaciones del estuario, bloqueando por doquiera el paso de la población civil.

Cadernos Ferrol Análisis, A Guerra en Ferrol (1999), © Club de Prensa de Ferrol
Cerrar