Ferrol - Historia Urbana
'Historia de dos Ciudades'. La Memoria de Ferrol, entre la Marina de Guerra y la Clase Trabajadora.
Inicio Capítulos: < 1 2 3 4 Bib

Capítulo 4

Entre la transición democrática y la reconversión naval (III)

La izquierda en el poder, sin margen de maniobra para oponerse a unas políticas de reconversión gestionadas por el gobierno de la nación -en manos del Partido Socialista-, sólo tímidamente se decidió a cuestionar la memoria del franquismo. Las dos primeras corporaciones socialistas promovieron la eliminación del apelativo 'del Caudillo' como coletilla del nombre de la ciudad, pero ante la decidida oposición de un sector de la población, encabezada por oficiales de la Marina, no se atrevieron a retirar la estatua de Franco. Sólo al final de su mandato, en 1986-7, el ayuntamiento pareció encontrar una solución al homenajear a ferrolanos ilustres de carácter 'progresista', vinculados a la protección de la población trabajadora. Al pie del demolido -vid. infra- barrio de Esteiro se inauguraban sendas estatuas dedicadas a la reformadora social Concepción Arenal, y al fundador del Partido Socialista, Pablo Iglesias. 58 Cuando en 1989 una moción de censura permitía la vuelta al poder municipal de una coalición de izquierdas, decidieron dedicar un monumento a los dos obreros muertos aquel 10 de Marzo de 1972, cuya memoria se había visto entre tanto realzada, dado que los sindicatos democráticos habían designado el aniversario como 'Día da Clase Obreira en Galicia'. El monumento en honor de las 'Víctimas del Diez de Marzo' se erigiría en 1990 en el barrio obrero construido por el franquismo en Recimil, a escasos cien metros de la Plaza de España. Las dos estatuas -la de los trabajadores y la del dictador- quedaban casi frente a frente, cada una en su barrio.59

Por su parte, las fuerzas políticas conservadoras, si bien se oponen a erradicar los lugares de la memoria del franquismo, no han sido capaces de dotarse de una galería alternativa de personajes. Sólo en 1999, al final de su mandato municipal, se decidieron a erigir un monumento a González Llanos, el oficial de Marina que gestionó el auge de la industria naval durante el franquismo. Y la ubicaron en el centro de las nuevas urbanizaciones que se estaban edificando en esos años sobre los solares del viejo barrio de Esteiro, la mayor parte del cual había sido expropiado y demolido en 1974 por la última corporación franquista.60 Ya entonces, esta estrategia para abordar el proceso de deterioro urbano en Esteiro había tenido la virtualidad de borrar la memoria de un Ferrol proletario, mientras que un barrio de La Magdalena que todo el mundo asociaba a la Marina venía a monopolizar la memoria del Ferrol de la Ilustración. Veinticinco años más tarde, a finales de la década de 1990, determinados actores políticos comenzaban a vocear la necesidad imperiosa de demoler otro barrio obrero, el de Recimil, alegando el deterioro en que sus cincuenta años de historia lo habían sumido.61

Páginas: < 1 2 3 4 >