Ferrol - Historia Urbana
'Historia de dos Ciudades'. La Memoria de Ferrol, entre la Marina de Guerra y la Clase Trabajadora.
Inicio Capítulos: < 1 2 3 4 > Bib

Capítulo 3

'El Ferrol del Caudillo' (I)

La violenta represión se prolongó a lo largo de la posguerra: mil personas más serían asesinadas en la comarca de Ferrol en los quince años que siguieron al final de la Guerra Civil 45. El régimen franquista jugó fuerte en las políticas de memoria, presentando la Segunda República como una etapa caracterizada por la pobreza y la anarquía, y a la sublevación militar y a la guerra civil subsiguiente como una 'Cruzada' desarrollada contra el comunismo y en defensa de la religión católica. El franquismo supuso el retorno de un Ferrol militarizado y segregado. La construcción de monumentos, y la organización de rituales que festejaban a sus héroes e hitos fundacionales se centraron en La Magdalena:46 su calle principal se llamaría ahora 'Calle del General Franco'; el 18 de julio de 1940, 'Aniversario del Alzamiento Nacional', se inauguró una 'Cruz de los Caídos' 47 en la antigua Plaza de Dolores; frente a la Puerta del Dique, el dictador inauguraba en 1949 un 'Monumento a los ferrolanos muertos en las campañas de Africa'; y la Plaza de Armas se remodeló en su conjunto cuando se construyó en 1953 un monumental Palacio Municipal.

Al mismo tiempo, la figura del dictador se veía realzada a la categoría de líder invicto del que emanaban la paz y la prosperidad, y al que todo 'buen español' debía obediencia y gratitud. Y las élites locales decidían sacar provecho del poder personal del dictador, y explotar su vinculación personal con la ciudad donde había nacido y se había criado. En 1938, y coincidiendo con la visita a Ferrol del Ministro del Interior, Ramón Serrano Suñer (cuñado de Franco), se organizó una gran concentración ante el edificio de Capitanía. El motivo: la petición aprobada de forma unánime por la corporación municipal de que la ciudad modificara su nombre, pasando a llamarse 'Ferrol del Caudillo' (título honorífico otorgado al dictador). Muy pronto, el Consejo de Ministros le dio curso legal. La entrada triunfal de Franco en la ciudad se produjo nada más acabar la guerra, cuando desembarcó del crucero Canarias portando el uniforme de Comandante General de la Marina. Volvería a Ferrol en otras veinte ocasiones.48

Ese mismo año, a través de la Diputación Provincial de A Coruña, un grupo de personalidades organizaron la adquisición del Palacio de Meirás, situado en las afueras de A Coruña, para regalárselo a Franco. Desde entonces y hasta su muerte, el dictador pasaría allí buena parte de sus vacaciones estivales, y en torno a él acudirían miembros del gobierno y de las élites nacionales. Ciertos consejos de ministros decisivos se desarrollaron en Meirás, y cuantiosas inversiones públicas se destinaron a la comarca.49

El favor del Estado explica la reactivación de la industria naval en Ferrol. La Sociedad Española de Construcción Naval era nacionalizada y redenominada Bazán: enclavada en Esteiro, se especializaba en proveer a la Armada. Astano nacía en 1941 en el vecino ayuntamiento de Fene, y será la marina mercante su principal cliente. Astano experimentó una rápida expansión, sobre todo desde 1962, cuando el Primer Plan de Desarrollo otorgaba inversiones cuantiosas a Ferrol. Mientras la industria naval llegaría a emplear a más de 20.000 obreros, la ciudad duplicaba su población pasando de 35.000 habitantes en 1935 a 77.000 en 1950.50

Páginas: 1 2 >