Ferrol - Historia Urbana
'Historia de dos Ciudades'. La Memoria de Ferrol, entre la Marina de Guerra y la Clase Trabajadora.
Inicio Capítulos: < 1 2 3 4 > Bib

Capítulo 3

'El Ferrol del Caudillo' (y II)

Más de la mitad de ese incremento se correspondía con la población del vecino ayuntamiento de Serantes, incorporado al de Ferrol en 1940. Al contar por primera vez en su historia con un extenso término municipal, la ciudad desborda sus murallas.51 El ensanche fuera de murallas tendrá lugar en torno a la antigua Carretera de Castilla, rebautizada como 'Avenida del Generalísimo' (otro de los títulos honoríficos del dictador). Flanqueando la Avenida e inmediatamente extramuros se ubicará a finales de los años 40 el nuevo barrio proletario de Recimil, una promoción pública de un millar de viviendas en alquiler. La conexión entre esta Avenida y La Magdalena se resuelve mediante una gran 'Plaza de España'. 52 En torno a ella se erigen edificios de arquitectura grandilocuente, destinados a sedes institucionales y a viviendas para los oficiales de la Marina de Guerra y del Ejército de Tierra, y para los ejecutivos de los astilleros.

Entre 1959-64 se erigen en honor de Franco en las ciudades de Madrid, Barcelona, Valencia y Santander un conjunto de estatuas ecuestres que le presentan en plenitud vital, en un momento en que el deterioro físico asociado a la vejez comenzaba a evidenciarse. Por iniciativa del Casino de Ferrol se organiza en 1964 una 'Comisión pro Monumento al Caudillo Franco', que será financiado mediante suscripción popular. La estatua ecuestre, en la que el dictador porta el uniforme de Capitán General del Ejército de Tierra, será fundida en bronce en los astilleros de Bazán a partir de las hélices de un viejo navío de guerra, y erigida en 1967 en la Plaza de España. 53 Se reproduce aquella segregación social que caracterizara al primer Ferrol: de un lado la ciudad de la Marina y la burguesía, en torno a la Plaza de España; de otro lado la ciudad proletaria, en el contiguo barrio de Recimil; y mediando, la estatua del dictador.

Psis económica internacional y las primeras medidas de reconversión naval. Paralelamente se vivía la agonía del régimen, relacionada con el ocaso biológico del dictador, y un tímido despegue de fuerzas políticas y sindicales de oposición. Y el 10 de marzo, cerca de la Plaza de España, una manifestación de obreros de los astilleros de Bazán era tiroteada por la policía, con el resultado de dos trabajadores muertos y dieciséis más heridos de bala. La huelga se extendió por las fábricas, los comercios cerraron y la policía tomó las calles. La Plaza de España, símbolo de la generosidad del dictador, quedaba asociada a la memoria de la represión. Una imagen refrendada por la decisión que tomó el ayuntamiento franquista de levantar en 1974 una estatua en honor de Camilo Alonso Vega, ferrolano ilustre, Teniente General... y expeditivo hombre de confianza del dictador en la coordinación de tareas de orden público. Mientras que, también por decisión municipal, poco después de la muerte de Franco se fijaba al podio de su estatua ecuestre una gran placa de bronce que reproducía su testamento, en el que garantizaba que su régimen le sobreviviría.

Páginas: < 1 2 Capítulo 4 >>