Ferrol - Historia Urbana
'Historia de dos Ciudades'. La Memoria de Ferrol, entre la Marina de Guerra y la Clase Trabajadora.
Inicio Capítulos: < 1 2 3 4 > Bib

Capítulo 2

Buscando alternativas a la segregación social y a la dependencia de la Armada (III)

Pronto se van a ensayar nuevas fórmulas de gestión, cuando los Astilleros y parte de los Arsenales se arrienden en 1909 a una compañía privada: la Sociedad Española de Construcción Naval, que con participación social inglesa asegura la transferencia de tecnología. Además de la construcción y reparación de buques de guerra, la compañía busca nuevos clientes en el sector civil. Paralelamente, a lo largo de las décadas de 1910 y 1920, culmina la reforma de la población de Ferrol (electrificación, traída de agua potable, alcantarillado) y la construcción de una infraestructura de comunicaciones (ferrocarril, tranvía eléctrico, puerto comercial), contribuyendo a articular la ciudad con su periferia y con el conjunto del país. En 1930 Ferrol alcanzaba la cifra de 35.000 habitantes, lo que la convertía en la tercera ciudad más importante de Galicia. Era la edad de oro de una próspera burguesía local que, influenciada como estaba por las nuevas ideas y hábitos de sociabilidad que traían consigo los técnicos extranjeros recién llegados a la ciudad, parecía capaz de sacudirse la tutela de la Marina y liderar un proyecto de convivencia basada en el juego de los partidos políticos, organizaciones patronales y sindicatos.

Pero España iba a seguir un camino diferente. Después de la Guerra de Cuba la Armada española encontró una nueva misión en auxiliar al Ejército en la lucha contra poblaciones civiles, ya se tratara de la Guerra de Marruecos o de la represión de todo tipo de conflictos sociales. A lo largo de la década de 1910 se encadenan las huelgas, y ejército y organizaciones obreras se enfrentan en las calles de Ferrol. En 1918 estallan protestas contra la carestía de la vida, mientras cientos de mujeres asaltan almacenes de comestibles y fuerzan rebajas de precios. En 1921 es asesinado en La Magdalena el primer teniente de alcalde y presidente de la Patronal ferrolana. 41

La Dictadura del general Primo de Rivera (1923-30) impone una tregua provisional, tal y como evidencian las ambigüedades de las políticas de memoria. En 1927 la corporación municipal dedicaba una placa al ferrolano Pablo Iglesias, fundador del Partido Socialista Obrero Español, y daba su nombre a una plaza del barrio de Esteiro, donde había nacido en 1850.42 Pero meses más tarde esa misma corporación instalaba otra placa en honor de dos militares ferrolanos, en su casa natal del barrio de La Magdalena: los hermanos Franco. Francisco Franco era general del Ejército de Tierra, y en 1926 visitaba Ferrol, donde era aclamado como héroe de la 'Guerra de Africa'. El Círculo Mercantil e Industrial le nombraba presidente honorario, al tiempo que el presidente del Casino Ferrolano proponía la erección de un monumento a los ferrolanos muertos en dicha guerra.43 En los homenajes a Pablo Iglesias y a Francisco Franco concurrían dos políticas de memoria divergentes: la primera se correspondía con una ciudad obrera y vinculada al internacionalismo socialista; la segunda, con una ciudad militar volcada a aventuras coloniales.

Páginas: < 1 2 3 4 >