Ferrol - Historia Urbana
'Historia de dos Ciudades'. La Memoria de Ferrol, entre la Marina de Guerra y la Clase Trabajadora.
Inicio Capítulos: 1 2 3 4 > Bib

Capítulo 1

Una ciudad que desde sus orígenes estaba lastrada con segregación y violencia (I)

La fundación de Ferrol fue resultado de una decisión política. Después de la firma del Tratado de Utrecht en 1713, la nueva dinastía de los Borbones decidió reorganizar la Marina de Guerra, dada la necesidad de defender las costas españolas y las colonias americanas, así como de tutelar el comercio con América. A tal fin, se dividió el litoral peninsular en tres departamentos marítimos, en torno a cuyas capitales se instalaron otras tantas bases navales y arsenales. Mientras Cartagena se convertía en sede del Departamento de Levante (Mediterráneo) y Cádiz en la del (Atlántico) Sur, la capital del Departamento del Norte vino a situarse en el noroeste peninsular, en las costas de Galicia. La 'ría' -estuario- de Ferrol estaba estratégicamente situada en relación con el tráfico marítimo, amenazando las comunicaciones de Inglaterra con América y la ruta de las Indias Orientales. El estuario amplio, de gran calado y con la entrada muy estrecha y enmarcada por elevaciones montañosas, era fácil de defender. El único obstáculo radicaba en la ausencia de centros urbanos, más allá de la pequeña villa de Ferrol (a partir de ahora 'Ferrol Viejo'), que apenas rebasaba los mil habitantes. De ahí la decisión de la monarquía de fundar una nueva ciudad, que también llevará el nombre de Ferrol, y será nombrada en 1726 capital del Departamento Marítimo del Norte.5

La primera fase se desarrolla hasta 1740 bajo el reinado de Felipe V. Almacenes, oficinas y astilleros se ubican provisionalmente en la pequeña villa de A Graña. Dos castillos (los de San Felipe y la Palma) y siete baterías de costa convierten la ría en inexpugnable. Durante el reinado de Fernando VI y bajo mandato del Marqués de Ensenada, entre 1746-1754, los astilleros y tinglados civiles y militares se trasladan a su actual emplazamiento ría adentro, buscando aguas de mayor calado y un espacio adyacente al litoral adecuado para construir una nueva ciudad.

La posición periférica de la ciudad en el seno de una ría de costas muy recortadas no favorecía las comunicaciones por tierra ni el desarrollo de una economía diversificada. La vecina ciudad de A Coruña absorbía las funciones comerciales y administrativas,6y las comunicaciones por tierra entre ambas ciudades serán siempre muy deficientes. La nueva industria de enclave depende de decisiones, financiación y tecnología exteriores. Y las ventajas estratégicas ligadas a su localización y a la inexpugnabilidad de su estuario se desvanecerán gradualmente, en función de los cambios experimentados por la geopolítica internacional y por el arte de la guerra. En consecuencia, la reactivación de las instalaciones dependerá cada vez más de decisiones políticas, en favor de Ferrol o de centros alternativos. Lo que otorgará gran importancia a las conexiones con políticos influyentes ligados al aparato del Estado.

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 >