Ferrol - Historia Urbana
'Historia de dos Ciudades'. La Memoria de Ferrol, entre la Marina de Guerra y la Clase Trabajadora.
Inicio Capítulos: 1 2 3 4 > Bib

Capítulo 1

Una ciudad que desde sus orígenes estaba lastrada con segregación y violencia (IV)

Las dimensiones reducidas de la antigua población de Ferrol Viejo, sin capacidad para alojar a los nuevos vecinos, harán necesario construir una nueva ciudad, que también estará segregada en dos barrios. En Esteiro, al pie de los astilleros, se levanta en la década de 1750 un barrio para la maestranza. Frente a los Arsenales, el nuevo barrio de La Magdalena será patrimonio de los oficiales de Marina.

La decisión de construir anticipadamente los Astilleros obligará a alojar en sus cercanías a los trabajadores: primero en cuarteles, más tarde en barracones de madera, finalmente en casas de piedra. Los ingenieros militares imponen el trazado de Esteiro: seis calles paralelas cortadas por travesías. Las primeras obras de urbanización -empedrado, alcantarillado- tardarán un siglo en llegar. Entre el poblado y el Astillero los ingenieros trazan una plaza rectangular, el 'Cuadro de Esteiro'. Allí se levantan las oficinas de la Intendencia de Marina, la iglesia castrense, un hospital y un cuartel. El 'Cuartel de Batallones' es un edificio majestuoso: ubicado en una atalaya, vigila la bahía, el Arsenal, el Astillero y el poblado. Los 4.000 soldados que en él tienen cabida realizan maniobras ante él, para espectáculo y advertencia de la maestranza. El 'Hospital de Marina' depende de la jurisdicción castrense y se financia con la recolección de maderas inservibles del arsenal, en detrimento de los ingresos de los trabajadores. Paradójicamente, mientras los oficiales de Marina y sus familias son atendidos en él, la maestranza sólo puede acceder en caso de accidente laboral, y sus familias carecen de ese derecho. Deberán acudir al 'Hospital de la Caridad', al norte del barrio de La Magdalena.17

Una separación tajante se erige entre la maestranza y marinería, y los oficiales de Marina, particularmente aquellos que pertenecen al 'Cuerpo General' -la élite con mando de tropa o buque-. Las reformas borbónicas acabaron con la práctica de promover a los marineros al rango de oficiales. A partir de ahora, los oficiales deberán formarse en la nueva Real Academia Naval, para cuyo acceso se exigen pruebas de limpieza de sangre y origen nobiliario. Además, en una región donde coexisten dos idiomas en posición asimétrica -el gallego mayoritario, el castellano lengua de prestigio limitada a ciertas élites letradas urbanas-, los oficiales de Marina de extracción foránea se expresarán en castellano, la maestranza en gallego. Tómese nota de los nombres de ambas vecindades: mientras Esteiro es una palabra gallega que significa 'estero', La Magdalena -en español- conmemora el nombre de la célebre seguidora de Jesucristo. Las guerras napoleónicas, que tendrán un efecto democratizador en la extracción social de los oficiales del ejército de tierra, no producirán el mismo resultado en la Marina, donde un reclutamiento endogámico se verá reforzado por la rotación de la oficialidad entre las sedes de Ferrol, Cádiz y Cartagena.

Páginas: < 1 2 3 4 5 6 7 8 >