Ferrol - Historia Urbana
'Historia de dos Ciudades'. La Memoria de Ferrol, entre la Marina de Guerra y la Clase Trabajadora.
Inicio Capítulos: 1 2 3 4 > Bib

Capítulo 1

Una ciudad que desde sus orígenes estaba lastrada con segregación y violencia (III)

Los trabajadores de astilleros y arsenales se denominan colectivamente 'la maestranza'.12 Organizados bajo estructura 'de oficio', reducirlos a disciplina no es tarea sencilla. En particular debido a los retrasos en las pagas, de varios meses, más frecuentes conforme nos aproximamos al final del s.XVIII. La práctica para-legal de recoger 'astillas' -maderas inservibles- se convierte en un ingreso complementario vital, porque permite a los trabajadores obtener dinero al momento. Pero puede encubrir el hurto que, con el escaqueo y la insubordinación, son la pesadilla de las autoridades. El sabotaje es fácil en unos arsenales donde se acumulan materiales combustibles, 13 y los pasquines con amenazas de provocar incendios acompañan a los conflictos laborales.14 Las autoridades vigilan el hábito de fumar en el trabajo, y se afanan con escaso éxito en restringir la costumbre popular de encender hogueras en la Noche de San Juan.15

Era necesario el control militar, tanto sobre los trabajadores forzados como sobre los trabajadores libres de la maestranza. De ahí la presencia temprana en la ciudad de regimientos de infantería de marina, que alcanzan los 3.000 soldados en 1753. También se ensayan nuevas tecnologías disciplinarias que operan a través de una organización coercitiva del espacio. Las instalaciones navales se aíslan de los núcleos habitados. Los astilleros de Esteiro se rodean de un muro que cuenta con una sola puerta. El muro de siete metros de altura que cierra los Arsenales está circundado por un foso ancho y profundo, y también cuenta con una única entrada, la 'Puerta del Dique'. Muro y foso tienen la función de dificultar el hurto de materiales y herramientas y el escaqueo por parte de la maestranza, pero también ayudan a prevenir la fuga de los presidiarios. Y, caso de que la maestranza se sublevase, permiten cerrarle el paso al Arsenal, en particular a la 'Sala de Armas' que cobija cañones y fusilería. Maestranza y marinería quedan sujetos a disciplina militar. El Comandante General del Departamento es a la vez jefe de la escuadra y de los arsenales. Y ambos colectivos caen bajo jurisdicción de Marina. En 1785 las 'Leyes Penales para el Arreglo de la Maestranza en los Reales Arsenales de Marina' prevén la revista diaria, y diversas faltas se sancionan con calabozo o colocando al reo en un cepo en la Puerta del Dique.16

Una organización coercitiva del espacio de tales características es también la base sobre la que se desarrollan las políticas de memoria. Los Arsenales exhiben una arquitectura imponente que proclama que la monarquía es poderosa. La monumental Puerta del Dique coronada por el escudo del monarca Carlos III no sólo recibe a los trabajadores, sino que se despliega ante toda la población. El gran reloj que la culmina organiza el ritmo de trabajo, pero también la vida de la ciudad, al igual que la sirena que marca la entrada y salida de la maestranza. Frente a la Puerta del Dique se levanta una fuente-obelisco coronado por una imagen de la 'Fama', que sopla la trompeta en honor del Rey.

Páginas: < 1 2 3 4 5 6 7 8 >